Untitled Document
 
 

 

 

 


La sudoración excesiva tiene una solución definitiva


La sudoración excesiva de manos, axilas y pies es uno de los problemas que más crea inseguridad en las personas al inter-relacionarse. Generalmente es una situación que se vive con vergüenza, por lo que se pretende ocultarla, con no muy buenos resultados.




Según expertos, esta afección, también llamada hiperhidrosis, por lo general aparece en la infancia y afecta al 1 por ciento de la población mundial.

"Consiste en un trastorno de las glándulas sudoríparas, ubicadas principalmente en las palmas de las manos, las plantas de los pies y las axilas, como respuesta exagerada a un estímulo emocional. Es causada por un desorden a nivel nervioso, por el que el organismo produce más sudor del necesario, en un intento por regular o mantener la temperatura corporal", explica Claudia Patricia Nieto González, médica cirujana especializada en cirugía plástica, estética y reconstructiva.

La transpiración excesiva afecta severamente la calidad de vida de las personas que la padecen. Además de la sensación desagradable de humedad, algunos pacientes experimentan mal olor, irritación, pigmentación de la piel y hongos.

La hiperhidrosis se convierte con frecuencia en una limitante en las relaciones sociales. Algunas personas incluso producen más transpiración ante la sensación estresante de percibirse excesivamente sudadas, provocando así un fenómeno cíclico repetitivo.

Existen diversos métodos terapéuticos para tratarla y su manejo está determinado por la severidad del problema. En ciertos casos de hiperhidrosis leve, los antitranspirantes tópicos o la administración de fármacos puede ser un tratamiento eficaz. Sin embargo, en hiperhidrosis acentuadas, estas soluciones pueden ser poco o nada eficaces.

Para la sudoración excesiva, previa realización de un test de yodo para la ubicación de las zonas de mayor sudoración, se utiliza la toxina botulínica, comercialmente conocida como Botox o Dysport. Se inyecta en la piel inhibiendo la producción de sudor. No es recomendable en hiperhidrosis de tipo severo. Su desventaja es que necesita una reposición de la dosis cada cuatro meses.

En cuanto al tratamiento quirúrgico, se trata de una intervención de una a dos horas de duración, con anestesia local y régimen ambulatorio, en la que se realiza la extirpación quirúrgica de las glándulas sudoríparas. "El cirujano experto que conoce la anatomía axilar practica una intervención que no requiere penetrar en la axila. Hace las incisiones, levanta los planos y realiza, por medio de liposucción o curetaje directo, una cuidadosa resección quirúrgica de las glándulas apocrinas causantes del problema", afirma la doctora Nieto.

Esta es una solución definitiva y suele ser una terapia poco o nada dolorosa, con mínimas molestias que pueden controlarse con medicación analgésica.

Con información de difusión Foto: Difusión

Ver toda la noticia en www.amores.com.co



Hiperhidrisis Palmar
Hiperhidrisis Plantar
Hiperhidrisis Axilar
Hiperhidrisis Creaneal


Autor: Dra. Claudia Patricia Nieto González





     

 

 
Untitled Document
 
 
Copyright‎ © - 2010 - Derechos Reservados - Plástica Colombia